sábado, 22 de agosto de 2009

El arcoiris y la ranita

Había una vez un rayito de sol que deseando ser arco iris subió un día por muchos escalones de nubes hasta llegar muy lejos. Desde allí veía las casitas y los árboles de su pueblo tan pequeños que siempre que se asomaba se decía que regresaría cuando su metamorfosis hubiese concluido.
Así pasó el tiempo y el rayito, que ya era un arco iris, bajaba algunas veces, porque la nostalgia por su hogar era muy grande. Pero no se quedaba, porque allá arriba también tenía sus nubes a quienes amaba entrañablemente.
Una mañana, oyó por las grietas del aire como si sonaran campanitas…unas campanitas que le invitaban a bajar para que engalanase con sus colores un jardincito nuevo. El arco iris prometió acudir y así lo hizo. Encontró rápidamente el lugar de la cita, porque como todo estaba más o menos igual que antes de su marcha nada le era desconocido. Allí esperó hasta que se oyeron otra vez las campanitas y cuando volvió los ojos sólo vio una rana…una rana pequeñita y blanca.
La rana se acercó y él le dijo: “Hola ranita, soy el arco iris que bajó al oír tu música invitándole a su jardín”.
La rana no le respondió con mucho entusiasmo, pero era porque se había quedado encandilada con el hermoso color verde de uno de los rayos del arco iris…precisamente aquél que protegía el centro de su corazón. Y se mantuvo un poco distanciada sin saber qué hacer hasta que terminó la velada.
El arco iris subió a su cielo, y la ranita se metió bajo una piedra sin entender qué le pasaba, ya que cuando deseaba salir se ponía toda verde, verde…se ponía bonita…y se sentía bien siendo bonita.
Un día se atrevió a sonar sus campanitas y le pidió al arco iris que le diera un poco de su color porque ya no quería estar como siempre…porque sentía tan lindo dentro de sí cuando estaba verde que ansiaba quedarse para siempre contenta. El arco iris estuvo de acuerdo pero le respondió que subiera, y que estando allá tendría no sólo su verde sino también a ratos sus azules, naranjas, violetas y amarillos.
Y la ranita se quedó callada, porque aunque deseaba mucho subir, supo que también arriba debería quedarse bajo una piedra…bueno, bajo una nube, escondida…y que tendría felicidad solamente cuando el arco iris, haciendo grietas en el tiempo, pudiera darle sus amorosos colores.
Pensó entonces que quizás podría acostumbrarse a tener esporádicos ratos del rayito verde escondida bajo su piedra, ya que era imposible que su amor multicolor pudiera un día materializarse a su lado y llevarla consigo eternamente.
Es por eso que en el cielo vemos sólo a veces ese arco iris tan bello y cuando levantamos las piedras del jardín o nos fijamos en las plantas por las mañanas miramos ranitas blancas y ranitas verdes.
Mira bien…podrás darte cuenta de que los ojos de las ranitas verdes siempre están húmedos por lo distante de su amor bonito.

2 comentarios:

MÓNICA dijo...

Ay amiga esta historia de la ranita hasta se parece a la vida real y a tantos amores imposibles o que preferimos dejar para poner los piesecitos sobre la tierra jajaja
ES hermoso, ami que me encanta volar tus versos me depositaron a los pies de ese arco iris y en las ondas del cu cu de la ranita enamorada.
un abrazo y un placerrrr grandote leerte

Susana del Rosal dijo...

Gracias, Mónica, por seguir de cerca mis textos. Me encanta encontrarte por acá leyéndome. Un beso.