martes, 4 de agosto de 2009

En California.

La luna de mi cielo
no estaba llena,
faltaba un pedacito,
mira qué pena.

Me dijo la abuelita
que en California
los niños la creían
de paledonia.

Y que un trozo de luna
con gran deleite
habían desayunado
mojado en leche.

Hoy mami ha hecho arepas
de chicharrón
para enviarle a esos niños
en un avión.

Que a mi luna llanera
la dejen quieta,
que esta noche la quiero
mirar completa.

4 comentarios:

O PITEIRA dijo...

Los niños que se comen
pedacitos de luna.
Muy bonito, Susana.
¡Que los niños coman chicharrón!

MÓNICA dijo...

Tienes mucho ingenio y es muy tierno este poema, felicitaciones Susana.
un abrazo

Susana del Rosal dijo...

Hola José. Ya me contestaron por ahí que en California viven de tortillas. ¡Lo único que quiero es que no sigan comiéndose la luna!... ¿te gustaría comer chicharrón?...Gracias por venir.

Susana del Rosal dijo...

Gracias Mónica. Celebro que te guste. Un abrazo.